Una buena, y una mala…

Una buena noticia, (creo), y una mala…

Primero la buena, el miércoles pasado, fui a la PNA (Prefectura Naval Argentina). Salí con el jeep tempranito, y me llevé bajo el brazo los planos del nancy.

Dije – Buen día! quiero construir un velero, y me gustaría saber como hacerlo legalmente.

Me quedaron mirando como quién mira a un bicho raro, había un suboficial sentado en la mesa de entrada y sin contestarme nada, me extendió la mano con un mate cebado.

– Esperá acá. Me dijo.

Esperé poco realmente, ya que casi enseguida salió otro de una oficina y me llamo para hablar ahí.

-¿ Cuánto mide de eslora? – preguntó.

-cuatro punto ocho metros. dije.

Y de manga?

uno punto ocho. – contesté.

puntal sin la orza?- siguió preguntando a medida que tecleaba los números en una compu.

cero punto cuarenta y tres, respondo yo, sabiéndome de memoria las medidas.

Ví que miraba el monitor en la 486 dx2, y luego de ver algún resultado me dice:

– No hace falta que lo matricules, ese barquito es muy chico, hacelo nomás y después venite que te damos una lista de elementos de seguridad que sí o sí tenés que llevar.

Mi cara habrá sido de alegría, ya que el gordo prefecturiano también se reía…

Le estreché la mano diciendole gracias, y me fuí.

 

La mala:

Ese mismo miércoles, a la vuelta de la PNA, pasé a comprar unos tirantes para hacer la cuna donde seguir armando el velero. Llegué al taller y me puse a laburar.

Después de unas cuatro horas ya tenía armada la cuna completa, con rueditas y todo.

Acomodé el fondo del nancy en la cuna, y por segunda o tercera vez até con alambre la linea de crujía, para extender el fondo en su forma.

Venía lindo, tenía esa curvatura que te hace pensar en el viento y el agua, así que tomé coraje y agarré un suncho para poder hacer fuerza y llevarlo esos cuatro centimetros que me faltaban.

Quedó bien!!!   Eran como las siete de la tarde, de mi último día de franco.

Dormí como un bebe toda la noche.

Me despertó la rusa, tomamos mate y salí para poner en marcha la camioneta, e ir para el laburo.

-Una última miradita al nancy! pensé.

Abro la puerta, prendo la luz, y dirijo la vista a la obra…   Horror!!!!!!!!!

Se había quebrado la madera!!!!!!

….

Cerré todo, y subí a la camioneta. Salí del barrio. Salí de Bariloche y aceleré.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Una buena, y una mala…

  1. Ufff, bueno, mejor que sucedio en dique seco y no en medio del Nahuel. Esas planchas estan muy estandarizadas, deberia existir alguna tabla con sus caracteristicas de torsion maxima. Me pregunto si sucedio por usar 10 mm en lugar de 9 mm, habra sido eso?
    Che, y que buen relato!
    Mas grande el barco mayores sus problemas, estoy seguro que en el proximo franco vas a darle una solucion.
    Abrazo!

    • roc364 dice:

      jejejej, si, lo voy a solucionar…
      seguro fue por usar madera mas gruesa.
      y vos? que onda? vas a seguir explorando?

      • Aca todo bien, acabo de llegar del laburo y me consegui una pala para mañana; voy a salir aunque llueva, supongo que de nuevo a Terra Nova. Ahora voy a poner a cargar el pack, aunque no creo que alcanze a armarle la empuñadura, estoy fusilado.
        Abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: